Leonel acusando de plagio a un articulista, en su libro Años de Formación-Escritos políticos, en Vanguardia del Pueblo, publicado en abril del 2012

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Leonel acusando de plagio a un articulista, en su libro Años de Formación-Escritos políticos, en Vanguardia del Pueblo, publicado en abril del 2012

Mensaje  Vigilante Creatividad el Jue Jul 31, 2014 3:48 pm

Leonel acusando de plagio a un articulista, en su libro Años de Formación-Escritos políticos, en Vanguardia del Pueblo, publicado en abril del 2012

Quien podría pensar que el Rey del parafraseo, Leonel Fernandez, acusaría a alguien de plagio?

Leonel Fernández titula a tres de sus artículos publicados en la Revista Vanguardia del Pueblo, en 1975 Un teórico en bancarrota”, “Cinco Párrafos en busca de un autor “y “Epilogo para un copista, responder a Oscar Gil, quien se atrevió a contradecir al gran líder Juan Bosch, plagiador de profesión confeso.
El contenido de esos párrafos del Leonel Fernández, representa la clara hipocresía de un falso líder que se atreve a acusar de plagio a Oscar Gil, sin reparar más tarde el que su propia esposa se graduó con una tesis sin una cita en ella. De igual manera, Danilo Medina, usurpo un título de Ingeniero Químico desde 1978 hasta el 2012, después de que irregularmente lograra hacerse aparecer en una tesis plagiada, que fue examinada y aprobada habiendo este bachiller cursado menos de 40 créditos de la Carrera de Ingeniería Química en la UASD. Pero también Temistocles Montas y Gustavo Montalvo presentaron tesinas plagiadas, dentro del programa de Maestría en Comercio Internacional de la Universidad de Barcelona, de cuyo Claustro de estudiantes de dicha Maestría fue suprimido Montalvo, a raíz de que las autoridades recibieran la información de que su tesina estaba plagiada y tomando como base que había pasado más de una década, sin que el Ministro Montalvo completara su tesis de maestría.
No quedó muy lejos el Presidente la Junta Central Electoral, con sus discursos plagiados ni tampoco el Senador experto en plagiar discursos también. Además, los serviles seguidores de su liderazgo, tales como el profesor Daris Javier, rutinario autor de artículos plagiados en el periódico el Listín Diario. Y para completar su gratuito defensor el Rector de la UASD, Mateo Aquino Febillet, experto en proteger a los portadores de títulos falsificados de la UASD, a los que solicitó que devolvieran los títulos comprados, entre ellos, uno comprado por el Ministro de la Juventud. Pero Mateo Febrillet, es también es un farsante académico al graduarse también con una tesis de grado con indicios de plagio como ya ha sido demostrado. Finalmente, Félix Bautista, que ha sido acusado y se ha defendido de todo, pero no de la acusación de haber presentado una tesis de maestría, plagiada, situación que no ha podido ser refutada y ni siquiera respondida la acusación por el afectado. Pero más importante es que el propio líder de Leonel, es decir, Juan Bosch es el mayor enemigo de colocación de citas bibliográficas, en todos sus libros, como también fue ya demostrado.
Para todos ellos, parece que fue escrita la siguiente sentencia a manera de premonición por su propio líder, en 1975, cuando expresa para los plagiadores lo siguiente:
“Y así culmina el desenmascaramiento de una trágica aventura de tergiversaciones sistemáticas que presenta como epilogo final el espectáculo de un teórico en bancarrota”. Creo que nunca antes en la desafortunada historia de las copias, se había procedido con semejante maestría. Que Bien!, Que genial!, Que científico!
No cabe duda que hoy sería aplicable a la tesis de grado de su esposa, la cual no contiene ni una sola cita bibliográfica o al propio Juan Bosch, que confiesa el mismo que no respeta las citas y confirma en su libro “De Cristóbal Colon a Fidel Castro”, en el cual muestra claros y confirmados y probados indicios de plagio, justamente en cinco párrafos.. Pero también sería aplicable a Gustavo Montalvo, a Temistocles Montas, a Félix Bautista, a Daris Javier, a Mateo Aquino Febrillet, al senador José Rafael Vargas, al presidente de la Junta Central Electoral, Roberto Rosario Márquez
Su expresión al referirse a su acusación de plagio a Oscar Gil, Que Bien!, Que genial!, Que científico! Les caerían muy bien a sus propios seguidores y farsantes académicos.
También al decir sobre Oscar Gil, “Que no eche la culpa al linotipista!, está dejando sin excusa de sus falta de ética literaria a sus propios seguidores, incluida su esposa y al propio Juan Bosch.
Me adhiero en este caso a la afirmación del mismo Leonel Fernández, al referirse al plagio de Oscar Gil: “Creo que cualquier comentario en este sentido ocioso”, claro aplicado a su propia gente, carentes del respecto a las ideas ajenas, de las cuales se han apropiado.
Pero Leonel dice a sus propios seguidores plagiadores y sí mismo como el Rey del Parafraseo, cuando afirma: “Esto, señores, es ya cosa increíble. Se trata del empleo de unas las más modernas técnicas copistas. Consiste en poner en interrogación lo que el autor original afirma, y de dividir en dos párrafos lo que afirma se afirma en uno solo”.
Más aun, no se detiene y afirma: “Creo que nunca antes en la desafortunada historia de las copias, se había procedido con semejante maestría”, sin pensar que el mismo, a su líder y sus propios seguidores, les son aplicables estos similares calificativos. Al fin se encontró con su propio Yo!
Finalmente, al igual que el propósito de esta obra, Leonel afirma: “Pero estas cosas hay que desenmascararlas” También estoy de acuerdo con Leonel, cuando dice: “Pero lo vamos a dejar para que el lector satisfaga su curiosidad consultándolo directamente”
No quiero dejar pasar por alto un relato que hace Leonel sobre la Obra de Luigi Pirandello, afamado dramaturgo italiano, titulada “Seis personajes en busca de un autor”, nombre de esta obra, que Leonel transforma en “Cinco párrafos en busca de autor” Por lo tanto yo también tomarme la licencia de transformarlo en 500 párrafos en busca de un autor”, el cual sería aplicable a la tesis de grado de su esposa, que no contiene ni siquiera una sola cita bibliográfica y los miles de párrafos de los libros de Juan Bosch, los cuales carecen de citas bibliográficas por la voluntad y confesión expresa del autor.
“Y así culmina el desenmascaramiento de una trágica aventura de tergiversaciones sistemáticas que presenta como epilogo final el espectáculo de un teórico en bancarrota”, según lo afirma el propio Leonel Fernández al referirse al plagio de Oscar Gil.
Resulta claro ahora, que Leonel Fernández, se encontró ahora de frente y sin saberlo en 1975, con su propio final apocalíptico en materia de ignorar las faltas propias, la de su gran líder y sus ciegos y farsantes seguidores. Faltas académicas, intelectuales, literarias, que han sido demostradas de manera irrefutable, totalmente documentadas.


Vigilante Creatividad

Mensajes : 13
Fecha de inscripción : 04/01/2014

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.